Port Huron Hospital – a leader in healing, your partner in health.

Colonoscopia

(Endoscopia inferior)

Descripción general del procedimiento

¿Qué es una colonoscopia?

La colonoscopia es un procedimiento que le permite al médico examinar la longitud completa del intestino grueso. Este procedimiento puede ayudar a identificar problemas con el colon, entre ellos, síntomas tempranos de cáncer, tejido inflamado, úlceras y sangrado. También se lo utiliza para detectar la presencia de cáncer colorrectal, la segunda causa principal de muerte por cáncer en Estados Unidos y el cuarto tipo de cáncer más común entre los hombres y mujeres.

Se inserta un tubo largo, flexible e iluminado (conocido como endoscopio o colonoscopio) a través del recto hasta el colon. Además de permitir la visualización del interior del colon, la colonoscopia permite al médico irrigar, succionar, inyectar aire y tener acceso al intestino con instrumentos quirúrgicos. Durante una colonoscopía, el médico puede extirpar tejido para su posterior análisis y, posiblemente, tratar algunos problemas que se descubran.

Otros procedimientos relacionados que pueden usarse para evaluar problemas del colon son radiografías del abdomen, tomografía computarizada (TC) del abdomen, ultrasonido de abdomen, enema de bario y sigmoidoscopia. Consulte estos procedimientos para obtener información adicional.

Anatomía del colon

Ilustración de la anatomía del aparato digestivo, adulto
Click Image to Enlarge

El intestino grueso, o colon, tiene cuatro secciones:

  • Colon ascendente: se extiende hacia arriba sobre el lado derecho del abdomen.

  • Colon transverso: se extiende desde el colon ascendente hasta el otro lado del cuerpo, hacia el costado izquierdo.

  • Colon descendente: se extiende desde el colon transverso hacia abajo por el costado izquierdo.

  • Colon sigmoideo: llamado así debido a su forma de S, se extiende desde el colon descendente hasta el recto.

El recto se une al ano, es decir, la abertura por donde el cuerpo expulsa los desechos.

Pautas para la detección del cáncer colorrectal

Las pautas para la detección temprana del cáncer colorrectal según la Sociedad Americana del Cáncer (American Cancer Society) recomiendan que a partir de los 50 años de edad, tanto varones como mujeres deben seguir uno de los programas de exámenes que se detallan a continuación:

  • Examen de sangre oculta en las heces (ESOH) o prueba inmunoquímica fecal (PIF) y sigmoidoscopia flexible (SIGF) cada cinco años.

  • ESOH o PIF anual

  • SIGF cada cinco años

  • Examen de enema de bario con doble contraste cada 5 años

  • Colonoscopia cada 10 años

Las personas que presenten cualquiera de los siguientes factores de riesgo de cáncer colorrectal deben iniciar los procedimientos de detección precoz a una edad más temprana:

  • Antecedentes familiares significativos de cáncer colorrectal o pólipos adenomatosos en un familiar de primer grado, en un progenitor o hermano antes de los 60 años de edad o en dos familiares de primer grado de cualquier edad.

  • Familia con síndromes de cáncer colorrectal hereditario, como poliposis familiar adenomatosa (FAP, por su sigla en inglés) y cáncer de colon no poliposo hereditario (HNPCC, por su sigla en inglés)

  • Antecedentes personales de cáncer colorrectal o pólipos adenomatosos

  • Antecedentes personales de enfermedad intestinal inflamatoria crónica

Razones para realizar el procedimiento

La colonoscopia puede utilizarse para examinar pólipos, tumores, ulceración, inflamación, divertículos (bolsas pequeñas), estenosis (estrechamiento) y objetos extraños dentro del colon. También puede utilizarse para determinar la causa de la diarrea crónica y el sangrado gastrointestinal sin causa aparente y para evaluar el colon después de un tratamiento contra el cáncer.

También se la puede indicar cuando los resultados de un examen por enema de bario o una sigmoidoscopia requieren exámenes más exhaustivos del colon.

Su médico también puede recomendarle una colonoscopia por otros motivos.

Riesgos del procedimiento

Al igual que con cualquier procedimiento invasivo, pueden surgir complicaciones. Las complicaciones relacionadas con la colonoscopia incluyen, entre otras, las siguientes:

  • Sangrado persistente después de la biopsia

  • Peritonitis (inflamación del revestimiento de la cavidad abdominal)

  • Perforación de la pared intestinal (poco frecuente)

  • Náuseas, vómitos, inflamación, o irritación rectal causada por la limpieza intestinal preparatorio o el procedimiento

  • Reacción adversa al sedativo o medicamento para el dolor

Es posible que existan otros riesgos dependiendo de su estado de salud específico. Recuerde consultar todas sus dudas con su médico antes del procedimiento.

Algunos factores o estados pueden interferir con la colonoscopia. Estos factores incluyen, entre otros, los siguientes:

  • Uso de enemas con espuma de jabón antes del procedimiento, que irritan el revestimiento de la mucosa

  • Presencia de bario utilizado en pruebas anteriores para examinar el colon (por ejemplo, examen con enema de bario)

  • Inadecuada preparación del intestino antes del procedimiento

  • Problemas que pueden interferir con el paso del colonoscopio, tales como estrechamiento del colon, adherencias derivadas de cirugías o enfermedades como enfermedad inflamatoria crónica

Antes del procedimiento

  • Su médico le explicará el procedimiento y le ofrecerá la oportunidad de formular las preguntas que tenga al respecto.

  • Se le pedirá que firme un formulario de consentimiento mediante el cual autoriza la realización de la prueba. Lea el formulario atentamente, y pregunte si hay algo que no le resulta claro.

  • Se le pedirá que ayune ocho horas antes del procedimiento, generalmente, después de la medianoche. Es posible que le den instrucciones adicionales para que siga una dieta especial durante uno o dos días antes del procedimiento.

  • Si está embarazada o sospecha estarlo, debe informárselo a su médico.

  • Infórmele al médico si tiene sensibilidad o alergia a algún medicamento, látex, cinta adhesiva y agentes anestésicos (locales y generales).

  • Infórmele al médico sobre todos los medicamentos (con receta y de venta libre) y suplementos de hierbas que esté tomando.

  • Avísele al médico si tiene antecedentes de trastornos hemorrágicos o si está tomando medicamentos anticoagulantes (diluyentes sanguíneos), aspirina u otros medicamentos que afecten la coagulación de la sangre. Quizás sea necesario que deje de tomar estos medicamentos antes del procedimiento.

  • Su médico le dará instrucciones acerca de cómo preparar el intestino para la prueba. Se le puede pedir que tome un laxante, que se haga un enema, que use un supositorio rectal laxante y/o que beba un líquido especial que lo ayude a preparar el intestino.

  • Los pacientes con enfermedades de las válvulas cardíacas pueden recibir antibióticos antes del procedimiento.

  • Estará despierto durante el procedimiento, pero se le dará un sedante antes de comenzar. Necesitará a alguien que lo lleve a su casa después del procedimiento.

  • En función de su estado clínico, el médico puede solicitar otra preparación específica.

Ilustración que muestra una colonoscopia, parte 1
Click Image to Enlarge

Durante el procedimiento

La colonoscopia puede realizarse de forma ambulatoria o como parte de su internación en un hospital. Los procedimientos pueden variar en función de su estado y de las prácticas de su médico.

Por lo general, la colonoscopia sigue este proceso:

  1. Se le pedirá que se quite las joyas u otros objetos que puedan interferir con el procedimiento.

  2. Se le pedirá que se quite la ropa y se le entregará una bata para que se la ponga. Se lo cubrirá de forma adecuada para el procedimiento.

  3. Se le podrá colocar una vía intravenosa (IV) en el brazo o en la mano. Es posible que se inyecte un sedante en la vía IV.

  4. Durante el procedimiento, se controlarán la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la frecuencia respiratoria y el nivel de oxigenación.

  5. Deberá recostarse sobre el lado izquierdo con las rodillas flexionadas hacia el pecho.

  6. Se insertará el colonoscopio lubricado en el ano lentamente y se lo hará avanzar suavemente por el recto y el colon. Esto puede causar dolor, presión o espasmos leves, pero los efectos del sedante posiblemente alivien las molestias.

  7. Es posible que le indiquen que respire hondo mientras se inserta el tubo para disminuir las molestias. También le pueden pedir que cambie ligeramente de posición para ayudar al pasaje del colonoscopio.

  8. Es posible que se inyecte aire al intestino para contribuir a una mejor visualización. Durante este proceso, el aire se escapará alrededor del instrumento. No debe intentar retener el aire. Asimismo, puede usarse un chorro de agua para limpiar el revestimiento del colon y un dispositivo de succión para extraer sangre y heces líquidas.

  9. El médico examinará el colon. Si encuentra un pólipo, puede extirparlo o practicarle una biopsia o bien dejarlo intacto hasta que se realice una operación posterior.

  10. Cuando se haya completado el procedimiento, se quitará el colonoscopio.

Después del procedimiento

Después del procedimiento, lo trasladarán a la sala de recuperación donde permanecerá en observación. El proceso de recuperación variará en función del tipo de sedación que se le administre. Una vez que la presión arterial, el pulso y la respiración estén estables y que usted esté alerta, lo llevarán a la habitación o le darán el alta para que regrese a su hogar. 

Es posible que le indiquen que ayune durante algunas horas y evite ingerir alimentos con alto contenido de fibras durante las primeras 24 horas posteriores al procedimiento.

Puede experimentar flatulencia (paso de gas) y dolores causados por gases después del procedimiento. Es normal que esto ocurra. Caminar y moverse puede ayudar a aliviar el malestar.

Debe evitarse el consumo de alcohol durante al menos 24 horas después de la sedación. Es posible que le indiquen que beba líquidos en abundancia para compensar el agua perdida durante la preparación para el procedimiento.

Avise al médico si sucede cualquiera de los siguientes problemas:

  • Fiebre y/o escalofríos

  • Deposiciones con sangre frecuentes

  • Dolor o distensión abdominal a causa de gases

  • Incapacidad de expulsar gases

Después de una colonoscopía, es posible que su médico le brinde instrucciones adicionales o alternativas después del procedimiento, en función de su situación específica.

Los Recursos en la Red

El contenido proveído aquí tiene un propósito informativo únicamente, y no está diseñado para diagnosticar o tratar un problema de salud o una enfermedad ni reemplazar el consejo médico que usted reciba de su médico. Por favor, consulte a su médico para aclarar cualquier pregunta o preocupación que usted pueda tener acerca del trastorno que padece.

Esta página contiene enlaces a otros sitios Web con información sobre este procedimiento y condiciones de salud relacionadas. Esperamos que estos sitios le sean útiles, pero recuerde que nosotros no controlamos ni avalamos la información presentada en ellos, así como ellos tampoco avalan la información presentada en nuestro sitio.

American Cancer Society (Asociación Americana del Cáncer)

American College of Gastroenterology (Colegio Americano de Gastroenterología)

American Gastroenterological Association (Asociación Americana de Gastroenterología)

National Cancer Institute (NCI) (Instituto Nacional del Cáncer)

National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (NIDDK) (Instituto Nacional de la Diabetes y de Las Enfermedades Digestivas y del Riñón)

National Institutes of Health (NIH) (Institutos Nacionales de la Salud)

National Library of Medicine (Biblioteca Nacional de Medicina)