Port Huron Hospital – a leader in healing, your partner in health.

Mielograma

(Mielografía)

Descripción general del procedimiento

¿Qué es un mielograma?

El mielograma, también conocido como mielografía, es un procedimiento de diagnóstico por imágenes realizado por un radiólogo. El mielograma es un procedimiento especializado que combina el uso de una sustancia de contraste con rayos X o tomografía computarizada para evaluar anomalías del conducto raquídeo, incluyendo la médula espinal, las raíces nerviosas y otros tejidos.

Antes del procedimiento, se inyecta una sustancia "de contraste" en el espacio subaracnoideo de la columna vertebral. “Contraste” se refiere a una sustancia que se inyecta en el conducto raquídeo que hace que se vea más claramente el tejido que se está estudiando.

El radiólogo también puede utilizar una tomografía computarizada cuando realiza un mielograma. La tomografía computarizada (llamada TC o TAC) es un procedimiento de diagnóstico por imágenes que utiliza una combinación de tecnologías de rayos X y computadoras para obtener imágenes transversales del cuerpo, tanto horizontales como verticales. Estas imágenes, conocidas como cortes, muestran imágenes detalladas del conducto raquídeo. Los estudios por TC son más detallados que las radiografías estándar.

Ilustración de la anatomía de la columna
Click Image to Enlarge

Anatomía de la columna vertebral:

La columna vertebral está compuesta por 33 vértebras separadas por discos esponjosos y se divide en diferentes áreas.

  • El área cervical está formada por siete vértebras en el cuello.

  • El área torácica está formada por 12 vértebras del área del tórax.

  • El área lumbar está formada por cinco vértebras de la parte inferior de la espalda.

  • El sacro está formado por cinco pequeñas vértebras fusionadas.

  • Las cuatro vértebras coccígeas se funden y forman un hueso llamado cóccix.

La médula ósea, una parte importante del sistema nervioso central, está ubicada en el canal vertebral y va desde la base del cráneo hasta la parte superior de la región lumbar. La rodean los huesos de la columna y un saco que contiene líquido cefalorraquídeo. La médula ósea transmite señales de sensaciones y movimiento hacia y desde el cerebro, y controla muchos reflejos.

Razones para realizar el procedimiento

Un mielograma puede realizarse para evaluar la médula espinal, espacio subaracnoideo u otras estructuras para detectar anomalías, en especial, cuando no es concluyente otro tipo de examen como una radiografía estándar. Los mielogramas pueden utilizarse para evaluar muchas enfermedades, entre ellas, los siguientes:

  • hernias de disco

  • tumores de la médula espinal o el cerebro

  • infección o inflamación de los tejidos alrededor de la médula espinal

  • estenosis espinal: degeneración e hinchazón de los huesos y tejidos alrededor de la médula spinal

  • espondilitis anquilosante: enfermedad que afecta a la columna vertebral y provoca la fusión de los huesos que la componen

  • espolones óseos

  • discos artríticos

  • enfermedad degenerativa del disco

  • quistes: masas benignas que pueden estar llenas de líquido o materia sólida

  • corte o lesión en las raíces nerviosas del conducto raquídeo

  • aracnoiditis: inflamación de una delicada membrana del cerebro

Su médico también puede recomendarle un mielograma por otros motivos.

Riesgos del procedimiento

Es posible que desee preguntarle a su médico sobre la cantidad de radiación que se utiliza durante el procedimiento y los riesgos relacionados con su situación particular. Es una buena idea llevar un registro de su historial de exposición a la radiación, como exploraciones anteriores y otros tipos de exploraciones radiológicas, de forma tal que pueda informar a su médico. Los riesgos asociados con la exposición a la radiación pueden estar relacionados a la cantidad acumulativa de exámenes y/o tratamientos con rayos X durante un período de tiempo prolongado.

Si está embarazada o sospecha que puede estarlo, debe informárselo a su médico. La exposición del feto a la radiación puede causar defectos congénitos.

Debido a que se usa un colorante de contraste durante el procedimiento, existe el riesgo de tener una reacción alérgica a la sustancia. Debe informarle a su médico si alguna vez usted ha tenido una reacción al cualquier tipo de contraste.

Debido a que el contraste se inyecte al líquido cefalorraquídeo, hay un pequeño riesgo de tener una convulsión después de la inyección. Algunos medicamentos pueden aumentar su riesgo de tener convulsiones y se le puede pedir que deje de tomar un medicamento por 48 horas antes del estudio.

Debido a que este procedimiento involucra una punción lumbar, pueden surgir las siguientes complicaciones:

  • Puede gotear una pequeña cantidad de LCR del lugar donde se introdujo la inyección. Esto puede provocar dolor de cabeza después del procedimiento. Si hay un goteo persistente, el dolor de cabeza puede ser intenso.

  • Existe un bajo riesgo de infección ya que la aguja penetra la superficie de la piel y así ofrece un posible portal para el ingreso de bacterias.

  • Puede experimentar un entumecimiento temporal de las piernas o dolor en la parte baja de la espalda.

  • Existe riesgo de sangrado en el conducto raquídeo.

  • Es posible que existan otros riesgos dependiendo de su estado de salud específico. Recuerde consultar todas sus dudas con su médico antes del procedimiento.

Antes del procedimiento

  • Su médico le explicará el procedimiento y le ofrecerá la oportunidad de formular las preguntas que tenga al respecto.

  • Se le pedirá que firme un formulario de consentimiento mediante el cual autoriza la realización del procedimiento. Lea el formulario atentamente, y pregunte si hay algo que no le resulta claro.

  • Generalmente, es necesario ayunar antes de la administración del colorante de contraste. Su médico le dará instrucciones acerca del ayuno específico necesario antes del procedimiento.

  • Informe al radiólogo si ha tenido alguna vez una reacción a un colorante de contraste o si tiene alergia al yodo o a los mariscos.

  • Informe al radiólogo si está embarazada o sospecha que puede estarlo.

  • Infórmele al médico sobre todos los medicamentos (con receta y de venta libre) y suplementos de hierbas que esté tomando. Podrían pedirle que deje de tomar algunos de sus medicamentos antes del procedimiento.

  • Se puede administrar un sedante antes del procedimiento para ayudarla a relajarse.

  • Informe al médico si tiene antecedentes de convulsiones o si está tomando medicamentos anticonvulsivos recetados.

  • Avísele al médico si tiene antecedentes de trastornos hemorrágicos o si está tomando medicamentos anticoagulantes (diluyentes sanguíneos), aspirina u otros medicamentos que afecten la coagulación de la sangre. Quizás sea necesario dejar de tomar estos medicamentos antes de practicar el procedimiento.

  • Si el procedimiento se realiza de forma ambulatoria, es posible que deba permanecer en el hospital durante varias horas después del mismo. Deberá prever que alguien lo lleve a su hogar después del procedimiento.

  • En función de su estado clínico, el médico puede solicitar otra preparación específica.

Durante el procedimiento

Un mielograma puede realizarse de forma ambulatoria o como parte de su internación en un hospital. Los procedimientos pueden variar en función de su estado y de las prácticas de su médico.

Por lo general, un mielograma sigue este proceso:

Imagen de una punción lumbar
Click Image to Enlarge

  1. Se le pedirá que se quite la ropa, joyas u otros objetos que puedan interferir con el procedimiento.

  2. Si le indican que se quite la ropa, le entregarán una bata para que se la ponga.

  3. Se le recordará que vacíe la vejiga antes de comenzar el procedimiento.

  4. Durante la administración del colorante de contraste, permanecerá acostado en la mesa de examen sobre su estómago.

  5. Se le limpiará la espalda con una solución antiséptica y se la cubrirá con paños esterilizados.

  6. El radiólogo anestesiará la piel con una inyección de anestésico local que adormece la zona. La inyección puede causar ardor por algunos segundos, pero hace que la punción lumbar sea menos dolorosa.

  7. Se introducirá la aguja hueca a través de la piel anestesiada y en el espacio subaracnoideo donde se encuentra el LCR. Sentirá un poco de presión mientras le introducen la aguja. Debe permanecer completamente inmóvil durante la inserción de la aguja.

  8. El radiólogo extraerá un poco del LCR del conducto raquídeo. Luego, se inyectará parte del colorante de contraste en el conducto raquídeo a través de la aguja hueca. Es posible que se sienta acalorado cuando se inyecta el colorante de contraste.

  9. La mesa de radiología se inclinará en varias direcciones para que la gravedad mueva el colorante de contraste a diferentes zonas de la médula espinal. Se lo sujetará en el lugar mediante unas correas o un arnés especial. Es posible que se administre más colorante de contraste durante el procedimiento a través de la aguja de punción lumbar.

  10. Se quitará la aguja y se tomarán las radiografías o las imágenes de tomografía computarizada necesarias.

  11. Debe informar al radiólogo si siente adormecimiento, sensación de hormigueo, dolor de cabeza o mareos durante el procedimiento.

Puede experimentar algunas molestias durante el mielograma. El radiólogo empleará todas las medidas posibles para que usted esté cómodo y finalizará el procedimiento cuanto antes para minimizar cualquier incomodidad o dolor.

Después del procedimiento

Deberá guardar reposo en cama durante varias horas después del procedimiento. La posición que deberá adoptar puede variar según el tipo de contraste que se utilice para el procedimiento.

Se le indicará que beba líquidos en abundancia para rehidratarse después del procedimiento. Esto reemplaza el LCR que se extrajo durante la punción raquídea y reduce las posibilidades de que se produzca dolor de cabeza.

Una enfermera controlará sus constantes vitales (presión arterial, temperatura, pulso y respiración) con frecuencia después del examen. Es posible que le administren medicamentos analgésicos si tiene dolor de cabeza.

Cuando haya finalizado el período de recuperación, se lo llevará a su habitación del hospital o recibirá el alta para volver a su casa.

Una vez que esté en su hogar, informe al médico de cualquier anomalía que tenga, como entumecimiento o sensación de hormigueo en las piernas, sangre u otro drenaje en el lugar donde se aplicó la inyección, dolor en o cerca del lugar donde se aplicó la inyección, incapacidad de orinar, fiebre, rigidez en el cuello o dolor de cabeza. Informe a su médico si los dolores de cabeza persisten durante más de unas horas después del procedimiento o cuando cambia de posición.

Es posible que se le indique limitar las actividades durante 24 horas después del procedimiento. Por lo general, puede reanudar su dieta y sus actividades normales si no se presentan complicaciones.

Es posible que su médico le brinde instrucciones adicionales o alternativas después del procedimiento, en función de su situación específica.