Port Huron Hospital – a leader in healing, your partner in health.

Punción lumbar ("LP", por sus siglas en inglés)

(Punción espinal, Extracción de LCR)

Descripción general del procedimiento

¿Qué es una punción lumbar?

La punción lumbar ("LP", por sus siglas en inglés) o raquídea es un procedimiento diagnóstico o terapéutico realizado por un médico. El procedimiento consiste en introducir una aguja hueca en el espacio subaracnoideo del área lumbar (parte inferior) de la columna vertebral. El espacio subaracnoideo es el canal de la columna vertebral que transporta el líquido cefalorraquídeo (LCR) entre el cerebro y la médula espinal.

El LCR es un líquido que baña al cerebro y a la médula espinal y los protege a ambos, como un almohadón, de lesiones exteriores. El líquido se produce y se reabsorbe en el cerebro de forma continua. El LCR está compuesto por células, agua, proteínas, azúcares y otras sustancias vitales que son esenciales para mantener el equilibrio del sistema nervioso.

Otros procedimientos relacionados que pueden utilizarse para diagnosticar problemas con la columna o el cerebro son la mielografía (o mielograma), la tomografía computarizada (TC) y la resonancia magnética nuclear (RMN). Para obtener información adicional, consulte a su médico sobre estos procedimientos.

Anatomía de la columna vertebral

Ilustración de la columna y de los grupos de nervios
Haga clic en la imagen para ampliarla

La columna vertebral se compone de 33 vértebras que están separadas por discos esponjosos y se divide en diferentes áreas:

  • el área cervical está formada por siete vértebras del cuello;

  • el área torácica está formada por 12 vértebras del área del tórax;

  • el área lumbar está formada por cinco vértebras de la parte baja de la espalda;

  • el sacro está formado por cinco vértebras pequeñas fusionadas;

  • y las cuatro vértebras coccígeas se funden y forman un hueso llamado coxis o huesito de la colita.

La médula espinal, una parte fundamental del sistema nervioso central, está ubicada en el canal vertebral y va desde la base del cráneo hasta la parte superior de la región lumbar. La rodean los huesos de la columna y un saco que contiene líquido cefalorraquídeo. La médula espinal transmite señales de sensaciones y de movimiento hacia y desde el cerebro y controla muchos reflejos.

Razones para realizar el procedimiento

La punción lumbar puede realizarse por varias razones. La más frecuente es extraer una pequeña cantidad de LCR para examinarlo y diagnosticar diversos trastornos. Se realiza un análisis del LCR para determinar la cantidad de glóbulos rojos y blancos, de proteínas y de glucosa (azúcar), para observar la transparencia y el color y para detectar la presencia de bacterias, virus o células anómalas. En pacientes que presentan una sobreproducción o una disminución en la absorción del LCR, puede extraerse el exceso de líquido.

El procedimiento de punción lumbar puede servir para diagnosticar muchas enfermedades y trastornos, entre los que se incluyen los siguientes:

  • Meningitis.Una inflamación de la membrana que recubre el cerebro y la médula espinal. Generalmente, la inflamación es provocada por una infección viral, bacteriana o micótica o por la exposición a toxinas o a células anómalas.

  • Encefalitis. Una inflamación del cerebro causada, generalmente, por un virus.

  • Algunos tipos de cáncer que afectan al cerebro y a la médula espinal.

  • Hemorragias en el espacio subaracnoideo.

  • Síndrome de Reye.Una enfermedad potencialmente mortal que causa problemas graves en el cerebro y en otros órganos. Aunque no se conoce la causa exacta de la enfermedad, se la ha asociado con la administración de aspirina a niños. Actualmente, se aconseja no administrar aspirina a los niños durante las enfermedades, a menos que la recete el médico de su hijo.

  • Mielitis. Inflamación de la médula espinal o de la médula ósea.

  • Neurosífilis. Etapa de la sífilis durante la cual la bacteria invade el sistema nervioso central.

  • Síndrome de Guillain-Barré. Trastorno en el que el sistema inmunológico del cuerpo ataca a una parte del sistema nervioso.

  • Enfermedades desmielinizantes. Enfermedades que atacan la capa protectora que rodea a ciertas fibras nerviosas (por ejemplo, la esclerosis múltiple o la polineuropatía desmielinizante grave).

  • Dolores de cabeza de causa desconocida. Luego de que el médico realiza una evaluación adecuada y un examen de diagnóstico por imágenes de la cabeza, si este es necesario, pueden diagnosticarse ciertas afecciones inflamatorias que pueden provocar dolores de cabeza con una punción lumbar y un análisis de LCR.

  • Pseudotumor cerebral (también conocido como hipertensión intracraneal o HIC). Afección en la cual hay un aumento de la presión dentro del espacio subaracnoideo por razones que aún no son claras. Se realiza una punción lumbar en personas que padecen esta afección, solo luego de que el médico haya realizado una evaluación y un examen de diagnóstico por imágenes de la cabeza.

  • Hidrocefalia de presión normal. Afección poco frecuente que afecta principalmente a personas mayores en la cual hay una tríada de pérdida de incontinencia urinaria, problemas de memoria y una marcha inestable (ataxia). Con un examen de diagnóstico por imágenes, se agrandan los espacios normales que contienen LCR en el cerebro. Se realiza una punción lumbar para evaluar si la presión del LCR es elevada o no.

Además, una punción lumbar puede utilizarse para medir la presión del LCR, que fluye libremente entre la columna vertebral y el cerebro. Durante la punción lumbar, el médico mide la presión mediante un tubo especial (llamado manómetro) que se conecta con la aguja de la punción lumbar.

Por último, la punción lumbar puede realizarse como tratamiento para inyectar medicamentos directamente en la médula espinal. Algunos medicamentos que pueden administrarse a través de la punción lumbar (en forma intratecal) son los siguientes: anestesia raquídea, antes de intervenciones quirúrgicas; colorante de contraste para radiografías (por ejemplo, mielografía) o agentes quimioterapéuticos para tratar el cáncer.

Su médico puede recomendarle una punción lumbar por otros motivos.

Riesgos del procedimiento

Debido a que este procedimiento involucra la médula espinal y el cerebro, pueden surgir las siguientes complicaciones:

  • Puede gotear una pequeña cantidad de LCR del lugar donde se introdujo la inyección. Esto puede provocar dolores de cabeza después del procedimiento. Si hay un goteo persistente, el dolor de cabeza puede ser intenso.

  • Hay un riesgo bajo de infección ya que la aguja penetra la superficie de la piel y así ofrece una entrada posible para el ingreso de bacterias.

  • Puede experimentar dolor o entumecimiento temporal de las piernas o dolor en la parte baja de la espalda.

  • Hay un riesgo de hemorragia en el conducto raquídeo.

  • Si hay un aumento de la presión o inflamación en el cerebro antes del procedimiento, una punción lumbar puede causar fluctuaciones en los niveles de LCR, lo cual puede provocar una hernia cerebral. La hernia es una situación peligrosa en la que se comprime el tronco encefálico o la parte superior de la columna vertebral debido a una inflamación del cerebro. Esto ocurrirá únicamente en casos muy poco frecuentes ya que su médico se habrá asegurado, en la mayoría de los casos, que la punción lumbar sea segura al evaluar, anteriormente, el cerebro con algún tipo de imagen radiográfica.

Según su afección médica específica, pueden existir otros riesgos. Antes de someterse al procedimiento, asegúrese de consultar a su médico por cualquier duda o preocupación.

Antes del procedimiento

  • Su médico le explicará el procedimiento y le ofrecerá la oportunidad de formular las preguntas que tenga al respecto.

  • Se le pedirá que firme un formulario de consentimiento en el cual autoriza a que le realicen el procedimiento. Lea atentamente el formulario y pregunte si hay algo que no le queda claro.

  • Por lo general, no se requiere ayuno antes de una punción lumbar, salvo que se le haya recetado un sedante. Antes del procedimiento, su médico le dará instrucciones acerca de los requisitos necesarios del ayuno.

  • Notifique a su médico si está embarazada o sospecha que puede estarlo.

  • Notifíquelo también sobre todos los medicamentos (con receta y de venta libre) y suplementos herbarios que esté tomando.

  • Infórmele si tiene antecedentes de convulsiones o si está tomando medicamentos anticonvulsivos recetados.

  • Infórmele si tiene antecedentes de trastornos hemorrágicos o si está tomando anticoagulantes (diluyentes sanguíneos), aspirina u otros medicamentos que afecten la coagulación de la sangre. Quizás sea necesario que deje de tomar estos medicamentos antes del procedimiento.

  • Si el procedimiento se realiza de forma ambulatoria, es posible que deba permanecer en el hospital durante varias horas después de este. Deberá planear que alguien lo lleve a su hogar después del procedimiento.

  • Según su afección, su médico puede solicitarle otra preparación específica.

Durante el procedimiento

Una punción lumbar puede realizarse de forma ambulatoria o como parte de la internación en un hospital. Los procedimientos pueden variar en función de su afección y de las prácticas de su médico.

Por lo general, una punción lumbar sigue este proceso:

Ilustración de una punción lumbar
Haga clic en la imagen para ampliarla

  1. Se le pedirá que se quite la ropa, las joyas u otros objetos que puedan interferir con el procedimiento.

  2. Se le entregará una bata para que se ponga.

  3. Se le recordará que orine antes de comenzar el procedimiento.

  4. Durante la punción lumbar, puede permanecer acostado en la mesa de exploración sobre un lado con el mentón hacia el pecho y las rodillas hacia el abdomen. También puede sentarse sobre el borde de la mesa de examinación con los brazos extendidos sobre una mesa frente a usted. En cualquiera de las dos posiciones, la espalda está arqueada, lo que contribuye a ampliar los espacios intervertebrales.

  5. La punción lumbar es un procedimiento aséptico. Por lo tanto, se le limpiará la espalda con una solución antiséptica y se la cubrirá con paños esterilizados. El médico usará guantes esterilizados durante el procedimiento.

  6. El médico anestesiará la piel con una inyección de anestésico local que adormece el área. La inyección puede causar ardor por algunos segundos, pero hace que la punción lumbar sea menos dolorosa.

  7. Se introducirá la aguja hueca a través de la piel anestesiada hasta el espacio subaracnoideo donde se encuentra el LCR. Sentirá un poco de presión mientras le introducen la aguja. Debe permanecer completamente quieto durante la inserción de la aguja.

  8. El LCR comenzará a gotear de la punta de la aguja y se recogerá una pequeña cantidad (aproximadamente una cucharada) en tubos de ensayo.

  9. Si el médico necesita inyectar algún medicamento en el conducto raquídeo, lo hará con la misma aguja después de la extracción del LCR.

  10. Una vez finalizado el examen, se extraerá la aguja y se colocará una venda adhesiva sobre el lugar donde se insertó la aguja. Los tubos de ensayo se llevarán al laboratorio para que sean analizados.

  11. Debe informar al médico si siente algún adormecimiento, sensación de hormigueo, dolor de cabeza o mareo durante el procedimiento.

Puede experimentar algunas molestias durante la punción lumbar. El médico empleará todas las medidas posibles para que usted esté cómodo y finalizará el procedimiento cuanto antes para minimizar cualquier incomodidad o dolor.

Después del procedimiento

Por lo general, se le pedirá que permanezca acostado durante una hora aproximadamente después de finalizada la punción lumbar. Esto ayuda a reducir la incidencia del dolor de cabeza. Se le permitirá moverse de un costado al otro siempre y cuando no eleve la cabeza. Si tiene que orinar, es posible que deba utilizar un orinal durante el tiempo que deba permanecer acostado.

Se le solicitará que beba líquidos adicionales para rehidratarse después del procedimiento. Esto reemplaza el LCR que se extrajo durante la punción lumbar y reduce las posibilidades de que se produzca un dolor de cabeza.

Cuando haya finalizado el período de recuperación, puede volver a la habitación del hospital (si el procedimiento se realizó en otra parte del hospital) o recibir el alta para regresar a su casa. Si le dan el alta, su médico le recomendará, por lo general, que realice actividades leves durante el resto del día.

Una vez que esté en su hogar, informe al médico de cualquier anomalía, como entumecimiento o sensación de hormigueo en las piernas, drenaje de sangre o dolor en el lugar donde se aplicó la inyección, incapacidad de orinar o dolor de cabeza. Si los dolores de cabeza persisten durante más de unas horas después del procedimiento, o cuando cambia de posición, debe contactar a su médico.

Es posible que se le indique limitar sus actividades durante 24 horas después del procedimiento. Por lo general, si no se presentan complicaciones, puede reanudar su dieta y sus actividades normales.

Es posible que su médico le brinde instrucciones adicionales o alternativas después del procedimiento, en función de su situación específica.

Recursos en línea

El contenido brindado aquí tiene únicamente un propósito informativo y no está diseñado para diagnosticar o tratar un problema de salud o una enfermedad ni reemplazar el consejo profesional que usted reciba de su médico. Consulte a su médico ante cualquier duda o preocupación que tenga en relación con su afección.

Esta página contiene enlaces a otros sitios web con información sobre este procedimiento y afecciones de salud relacionadas. Esperamos que estos sitios le sean de ayuda, pero ecuerde que no controlamos ni avalamos la información que se presenta en esos sitios web, así como esos sitios tampoco avalan la información que se encuentra aquí.

Academia Estadounidense de Cirujanos Neurológicos y Ortopédicos

Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos

Instituto Nacional del Cáncer ("NCI", por sus siglas en inglés)

Instituto Nacional de las Enfermedades Neurológicas y del Derrame Cerebral

Institutos Nacionales de la Salud ("NIH", por sus siglas en inglés)

Biblioteca Nacional de Medicina