McLaren Port Huron – a leader in healing, your partner in health.

Cirugía de reemplazo de cadera

(Artroplastia total de cadera, Artroplastia de cadera, Reemplazo total de cadera, Reemplazo de cadera)

Descripción general del procedimiento

¿Qué es la cirugía de reemplazo de cadera?

El reemplazo de cadera, también llamado artroplastia total de cadera, es un procedimiento quirúrgico mediante el cual se reemplaza una cadera desgastada o dañada con una prótesis (una articulación artificial). Esta cirugía se puede tener en cuenta después de una fractura de cadera (rotura del hueso) o para aquellas personas que tengan dolor agudo a causa de la artritis.

Diferentes tipos de artritis pueden afectar la articulación de la cadera. La artrosis, una enfermedad degenerativa de las articulaciones que afecta principalmente a adultos de mediana y avanzada edad, puede causar la desintegración del cartílago articular y del hueso adyacente en la cadera. La artritis reumatoide, que provoca inflamación del revestimiento sinovial de las articulaciones y un exceso de líquido sinovial, puede causar dolor agudo y rigidez. La artritis traumática, artritis producida por una lesión, también puede causar daños en el cartílago articular de la cadera.

El objetivo de la cirugía de reemplazo de cadera es reemplazar las partes de la articulación de la cadera que han sido dañadas y aliviar el dolor que no se puede controlar por medio de otros tratamientos.

Un reemplazo de cadera tradicional incluye una incisión de varias pulgadas de largo sobre la articulación de la cadera. Existe un método nuevo, denominado reemplazo de cadera mínimamente invasivo, que usa una o dos incisiones pequeñas para realizar el procedimiento. Sin embargo, el procedimiento mínimamente invasivo no es apropiado para todos los candidatos para el reemplazo de cadera. El médico decidirá cuál es el mejor procedimiento para cada persona, según cada caso en particular.

Anatomía de la cadera

Anatomía de la articulación de la cadera
Haga clic en la imagen para ampliarla

Las articulaciones son las áreas en las que se unen los huesos. La mayoría de las articulaciones son móviles y permiten que los huesos se muevan sin fricción o molestias. La articulación de la cadera es una articulación esférica, que permite realizar movimientos hacia atrás, hacia delante, hacia los costados y de rotación. La bola de la articulación de la cadera es la cabeza del fémur (hueso del muslo) y el acetábulo es la cavidad, un hueso de la pelvis con forma de taza. La articulación de la cadera tiene mucho más contacto óseo y estabilidad en comparación con otras articulaciones, como el hombro.

La articulación de la cadera está formada por:

  • Cartílago. Un tipo de tejido que cubre la superficie de un hueso en la articulación. Los cartílagos ayudan a reducir la fricción del movimiento dentro de una articulación.

  • Membrana sinovial. Tejido que reviste la articulación y la sella en una cápsula articular. La membrana sinovial secreta el líquido sinovial (un fluido transparente y pegajoso) alrededor de la articulación para lubricarla.

  • Ligamento. Un tipo de tejido conectivo elástico resistente que rodea la articulación para brindarle sostén y limitar su movimiento.

  • Tendón. Un tipo de tejido conectivo resistente que conecta los músculos y los huesos, y ayuda a controlar el movimiento de la articulación.

  • Bursa. Cavidad llena de líquido situada entre los huesos, ligamentos u otras estructuras adyacentes, que ayuda a amortiguar las articulaciones.

  • Fémur. Hueso del muslo o hueso de la parte superior de la pierna.

  • Acetábulo. Cavidad o hueso en forma de taza que sostiene la cabeza del fémur.

Razones para realizar el procedimiento

La cirugía de reemplazo de cadera es un tratamiento para el dolor y la discapacidad en la cadera. La enfermedad más frecuente que deriva en la necesidad de realizar una cirugía de reemplazo de cadera es la artrosis.

La artrosis se caracteriza por la pérdida del cartílago articular en la cadera. El daño en el cartílago y los huesos limita el movimiento y puede causar dolor.  Es posible que las personas con dolor agudo producido por una enfermedad degenerativa de las articulaciones no puedan realizar actividades normales que impliquen doblarse al nivel de las caderas, por ejemplo, caminar o sentarse, porque son dolorosas.

Otras formas de artritis, como la artritis reumatoide y la artritis que resulta de una lesión de cadera, pueden también llevar a la degeneración de la articulación de la cadera.

El reemplazo de cadera también puede utilizarse como método para tratar ciertas fracturas de cadera. La fractura es un evento traumático que puede ser consecuencia de una caída. El dolor causado por una fractura es intenso y hace que sea difícil caminar o incluso mover las piernas.

Si los tratamientos médicos no resultan satisfactorios para controlar el dolor causado por la artritis, la cirugía de reemplazo de cadera puede ser un tratamiento efectivo. Algunos tratamientos médicos para las enfermedades degenerativas de la articulaciones pueden incluir, entre otros, los siguientes:

  • Medicamentos antiinflamatorios

  • Glucosamina y sulfato de condroitina

  • Medicamentos para el dolor

  • Limitación de las actividades que provocan dolor

  • Dispositivos para ayudar a caminar (como un bastón)

  • Fisioterapia

Su médico puede recomendarle una cirugía de reemplazo de cadera por otros motivos.

Riesgos del procedimiento

Al igual que con cualquier procedimiento quirúrgico, puede haber complicaciones. Algunas de las complicaciones posibles pueden incluir, entre otras, las siguientes:

  • Hemorragias

  • Infecciones

  • Coágulos de sangre en las piernas o los pulmones

  • Dislocación

  • Cambios en la longitud de las piernas o el modo de andar

  • Necesidad de revisión o cirugía de cadera posterior

  • Lesión de los nervios, lo que deriva en debilidad o entumecimiento

Según su afección médica específica, pueden existir otros riesgos. Antes de someterse al procedimiento, asegúrese de consultar a su médico por cualquier duda o preocupación.

Antes del procedimiento

  • Su médico le explicará el procedimiento y le ofrecerá la oportunidad de formular las preguntas que tenga al respecto.

  • Es posible que se le pida que firme un formulario de consentimiento mediante el cual autoriza la realización del procedimiento. Lea atentamente el formulario y pregunte si hay algo que no le queda claro.

  • Además de realizar una historia clínica completa, el médico puede realizar un examen físico para asegurarse de que usted se encuentra en buen estado de salud antes de someterlo al procedimiento. Pueden hacerle análisis de sangre y otras pruebas de diagnóstico.

  • Informe a su médico si tiene sensibilidad o es alérgico a algún medicamento, látex, cinta adhesiva y anestésicos (locales y generales).

  • Notifíquelo también sobre todos los medicamentos (con receta y de venta libre) y suplementos herbarios que esté tomando.

  • Infórmele si tiene antecedentes de trastornos hemorrágicos o si está tomando anticoagulantes (diluyentes sanguíneos), aspirina u otros medicamentos que afecten la coagulación de la sangre. Quizás sea necesario que deje de tomar estos medicamentos antes del procedimiento.

  • Si está embarazada o sospecha que puede estarlo, debe informarle a su proveedor de atención médica.

  • Se le pedirá que ayune ocho horas antes del procedimiento, por lo general, después de la medianoche.

  • Tal vez le administren un sedante antes del procedimiento para ayudarlo a relajarse.

  • Puede reunirse con un fisioterapeuta antes de la cirugía para hablar sobre la rehabilitación.

  • Deje de fumar ya que el tabaco puede retardar la cicatrización de las heridas y enlentencer el período de recuperación.

  • Pierda peso, si es necesario.

  • Haga ejercicios de condicionamiento según lo recomendado para fortalecer los músculos.

  • Prevea que alguien le ayude con la casa durante una o dos semanas después de recibir el alta del hospital.

  • Según su afección médica, su médico puede solicitar otras pruebas o exámenes específicos.

Durante el procedimiento

Ilustración de un ejemplo de una cadera artificial
Haga clic en la imagen para ampliarla

El reemplazo de cadera requiere hospitalización. Los procedimientos pueden variar en función de su afección y de las prácticas de su médico.

La cirugía de reemplazo de cadera se realiza mientras usted está dormido bajo anestesia general o sedado bajo anestesia raquídea. Su anestesista le explicará esto con anticipación.

En general, la cirugía de reemplazo de cadera sigue este proceso:

  1. Le pedirán que se quite la ropa y le entregarán una bata para que se ponga.

  2. Es posible que se le coloque una vía intravenosa (IV) en el brazo o la mano.

  3. Se le colocará en la mesa de operaciones.

  4. Es probable que le inserten una sonda en la vejiga (una vez que esté dormido).

  5. El anestesista controlará continuamente la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la respiración y el nivel de oxígeno en la sangre durante la cirugía.

  6. La piel del área donde se realizará la cirugía se limpiará con una solución antiséptica.

  7. El médico realizará una incisión en el área de la cadera.

  8. El médico extraerá las partes dañadas de la articulación de la cadera y las reemplazará con la prótesis. La prótesis de cadera está formada por un tronco que va en el fémur (hueso del muslo), la bola (cabeza de articulación) que encaja en el tronco y una taza que se inserta en la cavidad de la articulación de la cadera. El tronco y la taza son de metal. La bola puede ser de metal o cerámica. La taza tiene un revestimiento que puede ser de plástico o cerámica. Los dos tipos más frecuentes de prótesis de cadera artificial son prótesis cementadas y prótesis no cementadas. Las prótesis cementadas se adhieren al hueso con cemento quirúrgico. Las prótesis no cementadas se adhieren al hueso con una superficie porosa sobre la cual crece el hueso para adherirse a la prótesis. A veces, se usa una combinación de los dos tipos para reemplazar una cadera.

  9. La incisión se cerrará con puntos o grapas quirúrgicas.

  10. Es posible que se coloque un drenaje en la zona de la incisión para eliminar los líquidos.

  11. Se le colocará una venda o un vendaje estéril.

Después del procedimiento

En el hospital

Después de la cirugía, le trasladarán a la sala de recuperación donde permanecerá en observación. Una vez que se estabilicen la presión arterial, el pulso y la respiración y usted esté despierto, le llevarán a su habitación en el hospital. Las cirugías de reemplazo de cadera, generalmente, requieren una hospitalización de varios días.

Es importante comenzar a mover la articulación nueva después de la cirugía. Un fisioterapeuta se reunirá con usted después de la cirugía y planificará un programa de ejercicios para usted. El dolor se controlará con medicamentos, de modo que usted pueda participar en el ejercicio. Se le dará un plan de ejercicios para que siga en el hospital y después de recibir el alta.

Se le dará el alta para que regrese a su hogar o a un centro de rehabilitación. En cualquiera de los casos, su médico dispondrá la continuación de la fisioterapia hasta que recupere la fuerza muscular y un buena amplitud de movimiento.

En el hogar

Una vez que esté en su hogar, es importante que mantenga limpia y seca el área donde se realizó la cirugía. Su médico le dará indicaciones específicas acerca de cómo bañarse. Durante la visita de seguimiento, se le retirarán los puntos o las grapas quirúrgicas.

Tome un analgésico para el dolor, de acuerdo con las recomendaciones de su médico. La aspirina u otros medicamentos contra el dolor pueden aumentar las probabilidades de que se produzca una hemorragia. Asegúrese de tomar solo los medicamentos que le haya recomendado el médico.

Infórmele a su médico si se presenta alguno de los siguientes síntomas:

  • Fiebre

  • Enrojecimiento, hinchazón, hemorragia u otra secreción en la zona de la incisión

  • Aumento del dolor en la zona de la incisión

  • Entumecimiento y/o hormigueo en la pierna afectada

Puede seguir con su dieta normal, a menos que el proveedor de atención médica le indique lo contrario.

No podrá conducir hasta que su médico se lo permita. Pueden aplicarse otras restricciones de actividades. La recuperación completa de la cirugía puede llevar varios meses.

Es importante que evite caerse después de su cirugía de reemplazo de cadera, dado que las caídas pueden provocar daños en la nueva articulación. Su terapeuta puede recomendar dispositivos auxiliares (bastón o andador) para ayudarle a caminar hasta que recobre la fuerza y el equilibrio.

Realizar ciertas modificaciones en el hogar puede ayudarle durante la recuperación. Estas modificaciones incluyen, entre otras, las siguientes:

  • Pasamanos adecuados en todas las escaleras

  • Pasamanos de seguridad en la ducha o en el baño

  • Banco o silla para la ducha

  • Asiento de inodoro elevado

  • Sillas estables con asiento y respaldo firmes y dos apoyabrazos, que permitan que las rodillas queden más abajo que las caderas

  • Una esponja con mango largo y una manguera para la ducha

  • Un bastón para vestirse

  • Ayuda para ponerse las medias

  • Calzador con manguillo largo

  • Bastón para alcanzar objetos distantes

  • Almohadas firmes para elevar las caderas por encima de las rodillas cuando este sentado

  • Retirar las alfombras sueltas y los cables eléctricos que puedan hacerle tropezar

Es posible que su médico le brinde instrucciones adicionales o alternativas después del procedimiento, en función de su situación específica.

Recursos en línea

El contenido proporcionado aquí tiene solo fines informativos y no está diseñado para diagnosticar o tratar un problema de salud o una enfermedad ni reemplazar los consejos médicos profesionales que usted reciba de su proveedor de atención médica. Consulte a su médico ante cualquier duda o preocupación que tenga en relación con su afección.

Esta página contiene enlaces a otros sitios web con información sobre este procedimiento y afecciones de salud relacionadas. Esperamos que estos sitios le sean de ayuda, pero ecuerde que no controlamos ni avalamos la información que se presenta en esos sitios web, así como esos sitios tampoco avalan la información que se encuentra aquí.

Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos

Colegio Estadounidense de Reumatología

Fundación Contra la Artritis

Instituto Nacional de la Salud Infantil y del Desarrollo Humano

Institutos Nacionales de la Salud ("NIH", por sus siglas en inglés)

Biblioteca Nacional de Medicina