McLaren Port Huron – a leader in healing, your partner in health.

Biopsia muscular

(Biopsia del músculo)

Descripción general del procedimiento

La biopsia muscular es un procedimiento que se utiliza para diagnosticar enfermedades que afectan al tejido muscular. Consiste en extraer tejidos y células de un músculo específico y examinarlos con un microscopio. Para el procedimiento es necesario extraer solo una pequeña cantidad de tejido del músculo que se desea examinar.

La muestra de tejido se obtiene mediante la inserción de una aguja para biopsia en el músculo. Si se necesita una muestra más grande, su médico puede hacer una incisión en la piel (biopsia abierta) y extraer una cantidad más grande de músculo.

El músculo que se selecciona para la biopsia depende de la ubicación de los síntomas, como por ejemplo dolor o debilidad. Por lo general, se selecciona para la toma de muestras al bíceps (músculo de la parte superior del brazo), al deltoides (músculo del hombro) o al cuádriceps (músculo del muslo).

Un procedimiento relacionado que puede realizarse para diagnosticar problemas neuromusculares es la electromiografía (EMG). La EMG mide la actividad eléctrica del músculo en estado de reposo y durante contracciones leves y fuertes. Para obtener información adicional, consulte a su médico sobre este procedimiento.

Razones para realizar el procedimiento

Una biopsia muscular se realiza para evaluar el sistema musculoesquelético y detectar anomalías. Hay diversos procesos de enfermedad que pueden causar debilidad o dolor muscular. Estas afecciones pueden estar relacionadas con problemas del sistema nervioso, del tejido conectivo, del sistema vascular o del sistema musculoesquelético.

La biopsia del músculo sirve para determinar el origen del proceso de enfermedad, lo que asegura el inicio de un tratamiento adecuado.

Las biopsias de los músculos pueden realizarse para diagnosticar trastornos neuromusculares, infecciones que afectan al músculo y otras anomalías en el tejido muscular. A continuación, enumeramos algunas de las afecciones que pueden diagnosticarse con una biopsia muscular:

  • Distrofia muscular ("MD", por sus siglas en inglés). Término amplio para designar un trastorno genético (hereditario) de los músculos. La distrofia muscular afecta a los músculos esqueléticos y a otros sistemas de órganos. Con el tiempo, los músculos se degeneran y son sustituidos por depósitos adiposos. Existen muchos tipos distintos de distrofia muscular.

  • Distrofia muscular de Duchenne (DMD). La forma más común de distrofia muscular. Por lo general, la DMD afecta únicamente al sexo masculino.

  • Distrofia muscular de Becker. Similar a la distrofia muscular de Duchenne (DMD), pero suele ser más leve y la aparición de síntomas ocurre a una edad más avanzada.

  • Triquinosis. Infección causada por un parásito que vive en la carne cruda. Entre los síntomas, puede incluirse el dolor muscular.

  • Toxoplasmosis. Infección causada por un parásito que invade el tejido y que puede dañar el sistema nervioso central, en especial, en bebés.

  • Miastenia grave (MG). Trastorno autoinmunitario complejo en el que los anticuerpos destruyen las conexiones neuromusculares. Esto provoca problemas con los nervios que se comunican con los músculos. La MG afecta a los músculos voluntarios del cuerpo, especialmente a los ojos, a la boca, a la garganta y a las extremidades.

  • Polimiositis. Enfermedad crónica que afecta a los músculos esqueléticos.

  • Dermatomiositis. Trastorno del metabolismo del colágeno que causa inflamación en la piel, en los músculos y en el tejido subcutáneo, lo cual suele producir debilidad muscular.

  • Esclerosis lateral amiotrófica (ELA). También conocida como enfermedad de Lou Gehrig, la ELA es una enfermedad que ataca los nervios que controlan el movimiento muscular voluntario y, con el tiempo, causa parálisis.

  • Ataxia de Friedreich. Trastorno genético hereditario que afecta el equilibrio y la coordinación.

Su médico puede recomendarle una biopsia muscular por otros motivos.

Riesgos del procedimiento

Al igual que con cualquier procedimiento quirúrgico, puede haber complicaciones. Algunas de las complicaciones posibles pueden incluir, entre otras, las siguientes:

  • moretones y molestias en el área de la biopsia;

  • sangrado prolongado en el área de la biopsia;

  • e infección del área de la biopsia.

Según su afección médica específica, pueden existir otros riesgos. Antes de someterse al procedimiento, asegúrese de consultar a su médico por cualquier duda o preocupación.

Antes del procedimiento

  • Su médico le explicará el procedimiento y le ofrecerá la oportunidad de formular las preguntas que tenga al respecto.

  • Se le pedirá que firme un formulario de consentimiento en el cual autoriza a que le realicen el procedimiento. Lea atentamente el formulario y pregunte si hay algo que no le queda claro.

  • Además de realizar una historia clínica completa, el médico puede realizar un examen físico para asegurarse de que usted se encuentra en buen estado de salud antes de someterlo al procedimiento. Pueden hacerle análisis de sangre y otras pruebas de diagnóstico.

  • Informe a su médico si tiene sensibilidad o es alérgico a algún medicamento, látex, cinta adhesiva y anestésicos (locales y generales).

  • Notifíquelo también sobre todos los medicamentos (con receta y de venta libre) y suplementos herbarios que esté tomando.

  • Infórmele si tiene antecedentes de trastornos hemorrágicos o si está tomando anticoagulantes (diluyentes sanguíneos), aspirina u otros medicamentos que afecten la coagulación de la sangre. Quizás sea necesario que deje de tomar estos medicamentos antes del procedimiento.

  • Si está embarazada o sospecha que puede estarlo, debe informárselo al médico.

  • Puede pedírsele que ayune durante varias horas antes del procedimiento.

  • Tal vez le administren un sedante antes del procedimiento para ayudarlo a relajarse. Debido a que el sedante puede darle sueño, deberá prever que alguien lo lleve a su casa.

  • Según su afección, su médico puede solicitarle otra preparación específica.

Durante el procedimiento

Una biopsia muscular puede realizarse de forma ambulatoria o como parte de la internación en un hospital. Los procedimientos pueden variar en función de su afección y de las prácticas de su médico.

Por lo general, una biopsia muscular sigue este proceso:

  1. Le pedirán que se quite la ropa y le entregarán una bata para que se ponga.

  2. Durante el procedimiento, deberá permanecer lo más quieto posible.

  3. Se limpiará el área de la piel donde se realizará la biopsia con una solución antiséptica.

  4. Cuando el médico inyecte el anestésico local para anestesiar el área, sentirá un pinchazo y una breve sensación de escozor.

  5. Su médico introducirá la aguja para biopsia en el músculo del cual se extraerá la muestra, a través de la piel anestesiada. Puede experimentar una sensación de presión o de tirón durante el procedimiento.

  6. Si se necesita una muestra más grande, se realizará una pequeña incisión en la superficie de la piel. Las secciones del tejido muscular pueden cortarse mediante el uso de unas tijeras pequeñas y afiladas en lugar de una aguja para biopsia. Es posible que sienta molestias leves cuando el médico corte el músculo.

  7. Se retirará la aguja de biopsia y se aplicará una presión firme en el lugar durante unos minutos hasta que se haya detenido el sangrado.

  8. El médico cerrará el orificio de la piel con tiritas adhesivas o puntos, si fuese necesario.

  9. Se le colocará una venda o un vendaje estéril.

  10. La muestra de tejido muscular se enviará al laboratorio para analizarla.

Después del procedimiento

Una vez que esté en su hogar, es importante que mantenga el área de la biopsia limpia y seca. Su médico le dará indicaciones específicas acerca de cómo bañarse. Si le dieron puntos, se los retirarán durante una consulta de seguimiento. Si le colocaron tiritas adhesivas, debe mantenerlas secas y, por lo general, se desprenderán en unos días.

El área de la biopsia puede estar sensible o adolorida durante dos o tres días después de una biopsia muscular. Tome un analgésico para el dolor, de acuerdo con las recomendaciones de su médico. La aspirina u otros medicamentos contra el dolor pueden aumentar las probabilidades de que se produzca una hemorragia. Asegúrese de tomar solo los medicamentos que le haya recomendado el médico.

Infórmele a su médico si se presenta alguno de los siguientes síntomas:

  • fiebre;

  • enrojecimiento, hinchazón, sangrado u otra supuración del área de la biopsia;

  • y aumento del dolor en el área de la biopsia.

Puede retomar su dieta y actividades normales, a menos que su médico le indique lo contrario. Su médico puede restringirle las actividades durante las 24 horas posteriores al procedimiento e indicarle que evite el uso excesivo del músculo en el que se realizó la biopsia.

Es posible que su médico le brinde instrucciones adicionales o alternativas después del procedimiento, en función de su situación específica.

Recursos en línea

El contenido brindado aquí tiene únicamente un propósito informativo y no está diseñado para diagnosticar o tratar un problema de salud o una enfermedad ni reemplazar el consejo profesional que usted reciba de su médico. Consulte a su médico ante cualquier duda o preocupación que tenga en relación con su afección.

Esta página contiene enlaces a otros sitios web con información sobre este procedimiento y afecciones de salud relacionadas. Esperamos que estos sitios le sean de ayuda, pero ecuerde que no controlamos ni avalamos la información que se presenta en esos sitios web, así como esos sitios tampoco avalan la información que se encuentra aquí.

Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos

Asociación para la Distrofia Muscular

Asociación de Miositis

Instituto Nacional de la Salud Infantil y del Desarrollo Humano

Instituto Nacional de las Enfermedades Neurológicas y del Derrame Cerebral

Institutos Nacionales de la Salud ("NIH", por sus siglas en inglés)

Biblioteca Nacional de Medicina